Biografía y curriculo de VíctorAlba​

 

Víctor Pérez Hernández - VíctorAlba PH


1970 - Nacido en Sevilla y criado en Málaga. 


Universidad de Sevilla Facultad de Bellas Artes (BBAA)
Nombre de la titulación: Licenciatura
Disciplina académica: Diseño y Grabado
Fechas de estudios o fecha de graduación prevista 1993 – 2000

Universidad de Sevilla C.A.P.
Nombre de la titulación: C.A.P.
Disciplina académica: Curso de Adaptación Pedagógica
Fechas de estudios o fecha de graduación prevista 2001 – 2001
Actividades y asociaciones: Prácticas en Instituto Torreblanca de Sevilla. Profesor de dibujo.  

Especialidades

Gráfico:
Diseño gráfico. Identidad corporativa. Packaging. Naming. Publicidad impresa,...
Media: Desarrollo web y multimedia. Animaciones. Ilustrador.
Técnica: Programación. Gestión de contenidos.
Red: Servidor.
Social: Community Manager.

Dirección de arte y gestión de proyectos.

EXPERIENCIA

- Socio Fundador Malegro. Imagen y Comunicación
Fechas de empleo: 2005 – actualidad
Duración del empleo: 12 años y 4 meses
Ubicación: Málaga / Sevilla

- Gerente. Director de arte Cube Creativos
Fechas de empleo: 2001 – 2015
Duración del empleo 14 años
Ubicación: Sevilla

- Creativo Offisoft - Servicios integrales de informática
Fechas de empleo: 2009 – actualidad
Ubicación: Sevilla

* Descargar curriculo completo (.pdf)

 

ASÍ EMPEZÓ TODO

  • Desde muy temprana edad existía una clara devoción por garabatear, manchar y expresarme a través de cualquier superficie plana, hacía sentirme cómodo.
  • Recuerdo me embriagaba entrar en cualquier papelería, no digamos las tiendas especializadas en arte. El material existente, variedad y disposición me transportaba entre deseos, realmente quería mi casa fuese así.
  • Mi padre, aunque comenta no recordarlo bien, - no prestaba atención que sobre deseos, ya empezabamos a tener algún parecido - me trasladaba sin querer sus gustos, gracias a su emoción contagiosa. No practicaba el arte en ninguna de sus modalidades, tan sólo la de coleccionista.
  • Recuerdo como único atrevimiento, realizarme dos grandes pliegos de papel con dos escenas bélicas, una batalla naval con intervención aérea y un ataque indio a una diligencia por el paso del cañón. Obras que me impactaron por su acabado y precisión, realizadas con lápiz, rotulador y acuarelas, que ahora las entiendo como la marca de mis comienzos.
  • Enamorado de las maquetas sin ser maquetista, robé a mi padre también, su gusto por la miniatura y la precisión. Mis garabatos entonces ya tenían temática para rato, dibujando y representando una multitud de escenas, especialmente bélicas, en las que fui incorporando capturas de momentos deportivos, especialmente de futbol, baloncesto y judo, luego pasaría al surf y skate. (El movimiento tenía un gran atractivo).
  • El realismo absoluto empezó siendo mi primera apreciación del arte, el trabajo minucioso y fidedigno al modelo o al pensamiento. Por lo que mis primeros retos fuera de las miniaturas y las escenas, era copiar todo aquello que llamaba y captaba mi atención. 
  • Vino mi primer reconocimiento público, con una colección de tres libros, historias de Tom Sawyer entre otros, como recompensa a mi 3º premio. Conseguido al presentarme a un concurso de dibujo entre colegios de mi población. Mi dibujo, el perfil seccionado de un porta-aviones que encontré en una enciclopedia. Con todo lujo de detalles. Aún conservo aquellos libros de tan orgulloso premio, aunque el dibujo no me lo quisieron devolver.
  • Una papelería bajo mi casa, justo pegada al portal, que pertenecía a una vecina, era mi lugar favorito y donde me pegaba horas ojeando revistas y tebeos. Una niñera improvisada que mi madre utilizaba, más bien aprovechaba, para realizar algunas tareas prescindiendo de mi carga. 
  • Por ello, mis primeras pagas semanales o todo el dinero que conseguía por aquel entonces, era destinado a la adquisición de mis primeras colecciones de tebeos y comics. Emociona recordarlo.

UN MOMENTO QUE EMPIEZA A SER SERIO

  • Esta afición al comic me llevaba a realizar garabatos de diferente índole en cualquier momento y lugar, comenzando así mi adolescencia.
  • Especialmente los pupitres eran castigados por mis personajes con una clara inclinación hacia la ciencia ficción y el terror. El erotismo no podía quedarse atrás, aunque las consideraba ilustraciones más sutiles y elaboradas, sobre todo privadas, por lo que descartaba realizarlas sin pausa o de manera fugaz. Garabatos que pudieron y algunos hicieron, meterme en algún que otro problemilla.
  • Apasionado y coleccionista de comics de superheroes, Marvel, Forum, DC, Vertigo,... enamorado de sus personajes, - todos tenían su atractivo, aunque con claros preferidos - de su anatomía y fisonomía, del espacio y la perspectiva donde transcurrian las escenas y la interpretación del movimiento, ... gráficos que destacaban incluso sobre el argumento de la historia, aunque no de menos relevancia, especialmente porque consideraba y era precisamente, lo que no conseguía fuese en consonancia en mi proceso creativo del momento.
  • Posteriormente, casi simultaneamente, fuí incluyendo en mi bibliografía novelas gráficas de nivel adulto por su carga erótica y/o bélica, vertiente dirigida especialmente a la ciencia ficción con ediciones como las de Zona 84, Cimoc, Víbora, 1984, Totem,... donde descubrí a ilustradores de la talla de Richard CorbenHoracio AltunaFrank MillerBoris VallejoMilo Manara,... autores con una especial visión y enfoque, que fusionaban de forma mágica diferentes conceptos, como el futuro, la fantasía, el erotismo, el terror,... una visión de futuro en ocasiones utópica, en otras apocalíptica.
  • La novela oriental, Manga, también tuvo cabida, como no, en mi proceso de investigación, me interesaba su visión catastrófica y su visión metafísica de futuro con su particular ciberpunk. De ellos me enamoró especialmente su técnica en animación y sus películas de la época, Akira, Ghost in the Shell, Ninja Scroll,...
  • Como autodidacta reconocía que lo que mejor se me daba era copiar, necesitaba realmente tener un referente para plasmar lo deseado y el ejercicio de práctica lo basaba en la pura observación, reproduciendo todo aquello que veía. Tiraba de toda la colección que poco a poco fuí adquiriendo, intercalando láminas realistas, retratos, animales,... o fotografías de revistas eróticas como Man o Interviú. Referencias con las que me ponía verdaderos retos en cuanto a la aplicación de la técnica, especialmente en el encaje y sombreado.
  • El Cine empezó a ser un referente importante también, la ingesta indiscriminada de historias sin importar temática, origen, estilo y categoría.
  •  
  • En aquellos tiempos no existía internet, por lo que las referencias se obtenían por otros medios, aunque evidentemente el glosario de posibilidades no era tan grande. Las verdaderas fuentes eran los comics, las revistas o cuadernillos especializados, además del dibujo del natural, que por aquel entonces lo consideraba casi un imposible.
  •  
  • Por fín reconocí o tomé consciencia que dibujar era lo que me enamoraba, porque provocaba en mí grandes y diferentes sensaciones, además conseguía expresar de alguna forma mis inquietudes en un momento quizás de timidez, en el que iba filtrando y asumiendo diferentes conceptos de la vida. Hasta ahora lo hice dejándome llevar por el impulso sin otorgarle la importancia que merecía, tanto en forma como contenido.
  • Disfrutaba mucho realizándolos, aunque me invadía cierta ansía en acaparar diferentes modelos, formas y estilos, pasándome rapidamente a otra ilustración cuando la anterior quizás no estaba terminada, ... evidentemente,  consideraba que ya me había aportado suficiente.
  • Momento en el cual empecé a incluir otras técnicas, aplicándolas desde el desconocimiento. Técnicas en las que aparcaba el rotulador o el lápiz y bolígrafo para incluir el color en mis creaciones.
  • Los regalos de algunos queridos ya siempre iban enfocados a potenciar mis facultades, lápices de colores, oleo, acuarela,... herramientas que me enamoraban, aunque seguía intentando restarle importancia al elogio, ya continuado, de hacerme sentir un artista.
  • El oleo pasó a ser la técnica de color que me obligó a asumir parámetros que aún no era capaz o no quería entender como tales, como la paciencia, la dedicación y el trabajo. A pesar de momentos de frustración o de aceptación, incluso de exaltación momentánea y equivoca en los resultados. El nivel de exigencia había crecido, el conformismo no era válido, la preparación nula, las intenciones todas,... las batallas nunca acababan en victoria.
  • Una pasión que llevaba en silencio, aunque mi alrededor, el más cercano, se percataba de mi potencial o "don", como les gustaba llamar. Prepararme para ello de forma profesional, empezó a ser un consejo que más a menudo llegaba a mis oidos, aunque retumbaba, me provocaba cierto pavor, supongo derivado de mis inseguridades. 
  • Me surgía el pensamiento que el hecho de obligarme a aprender, someterme a la disciplina de los cánones, podía provocar un desinflamiento de la pasión, o quizás el miedo de poder comprobar que verdaderamente no servía para ello. Realmente, pensar en dejar de hacerlo en tiempo y forma como lo hacía hasta el momento, perdería quizás la fuerza por la que en ocasiones, me sentía poseido.
  • Un verdadero error que ralentizó quizás mi decisión de profesionalizarme en la materia ingresando en BBAA - Bellas Artes, aunque era un hecho ya por entonces, indiscutible e inevitable.
  • ¿A que otra cosa podía profesionalizarme o querer dedicarme?
  •  
  • Rápidamente me dí cuenta de que estaba en un error y que esa decisión iba a marcar un antes y un después, y así fue.

 

LAS COSAS DEL QUERER Y NO QUERER

Volver a Sevilla fué un acto voluntario, y no. 

Vivir en la Costa del Sol, estaba realmente bien, si señor. Mi generación mantuvo vidas paralelas con pequeños matices que marcaban la diferencia, era la época cuando se vendía que, para ser alguien en la vida tenías que tener una carrera, bueno, pueda tener algo de cierto, aunque el enfoque no era el correcto. Allí sin embargo la tendencia era trabajar cuanto antes y emanciparse, cubrir a tu familia en el negocio familiar en el caso, o largarte a Inglaterra a estudiar inglés.

Sin entrar en más detalles, las circunstancias, el momento y la relación con mis padres se inclinaban a aprovechar el ofrecimiento de mis tios de venir a Sevilla, destino que acogiéndome a la condición de voluntario, podría elegir para realizar el servicio militar. Con ello todos queriamos romper la inclinación cada vez más clara entre trabajar y estudiar, además de incluir algo de espacio en la relación con mi padre, la cual parecía haber perdido su sinergía.

Servicio militar y terminar el bachiller eran objetivos principales, aunque de alguna manera, ya me había acostumbrado a la independencia que te otorgaba tener un sueldo por trabajar. Me sentía válido a cualquier desempeño que pudiera surgir, ya había asumido labores muy diferentes.

La capital andaluza me otorgó el privilegio de vivir en una gran ciudad, desde entonces me tome ese privilegio, sociocultural principalmente, aprovechándolo en invierno y volver a la costa en periodo estival para trabajar. De esta forma me enriquecí enormemente, aprovechando las características que cada lugar me ofrecía. Tanto, que aún sigo viviendo entre 2 mares.

Pude vivir de cerca la Exposición Universal, que disfruté trabajándo. Justo después, mi enfoque únicamente estaba dirigido a ingresar en la Facultad de Bellas Artes de la ciudad, por aquel entonces la única alternativa posible era ello o Granada ya que en Málaga aún no existía. Además de llevar casi 7 años ya en Sevilla, esta facultad tenía más que renombre.

 

LA VERDADERA VOCACIÓN

No conseguí entrar el primer año que me presenté, recuerdo haber sacado un 4,85. No sé ahora pero en aquel entonces era un aprobado, aunque la peculiaridad de optar por plazas limitadas en unos años en los que aquella facultad estaba en auge, me dejó sin opciones.

Otro año más parecía quedarme barajando una incognita, aunque tenía a favor mi ya trayectoria de vida, para conseguir siempre alguna tarea. Conseguí ese año ir de libre oyente a las clases de dibujo de la facultad misma y asistir a una academía que te preparaba expresamente para el examen de ingreso.

Simultaneamente trabajaba a tiempo parcial realizando fotolitos de logotipos o tipografías, para estampar en serigrafía en ropa industrial y especializada a través de la empresa Goipe Sevilla. Ahi comenzó mi pasión por el mundo de la estampación textil, donde empecé a realizar con mi compañero, camisetas estampadas de grupos musicales y su posterior venta en rastros.

Las clases de libre oyente me hicieron sentirme ya de la comunidad y las clases particulares fueron imprescindibles para aprobar el siguiente año. Existía un criterio establecido para la realización del examen, basado en cánones establecidos, que realmente desconocía, hecho que claramente se hizo notar en mi primer examen, especialmente en encaje y proporción. Parecía que no iba conmigo eso de dibujar en gran formato.

Por fin ingresé, conseguí reunir todos los requisitos.

Me volví a enamorar, una y otra vez. Entré con una idea preestablecida basada en dirigir mi aprendizaje a una especialidad, por aquel momento, parecía estar en auge, la Restauración,... llevaba cierto retraso temporal, verdaderamente no lo sentía como tal pero se podía entender así, por lo que debía ser práctico en mi elección, y como a mi lo que se me daba bien era copiar principalmente, pues,... vamos que nos vamos.

Los tres primeros años eran comunes y se trataban todas las materias y disciplinas, además de las alternativas que si podían ir dirigidas hacia una especialidad, o no. Menos mal, esos primeros años cambiaron en absoluto mi pensamiento respecto a la especialidad, además de cambiarme por completo el criterio, la percepción y la forma de entender el arte.

Recordé entonces mi dudas en profesionalizarme en la materia. Por alguna razón fuera de mi control, sentía que además era este, el momento.

Seguía intercalando estudios con trabajo, inviernos con veranos. Decidí era el momento de emanciparme por segunda vez. Hacerlo con compañeros del gremio, sumergió nuestros vidas por completo en la "farándula artística".

Se me viene a la memoria momentos de reivindación artística de ciertos compañeros que discrepaban sobre la libertad de creación existente en la facultad, acusándola de someternos a la reproducción insistente e indiscriminada del clasismo y respetar obligatoriamente los cánones establecidos,... bueno, yo estaba aprendiendo tanto, cada vez y en todo momento, que discrepaba en que fuera un handicap. Encontraba tanto sentido y explicación lógica a todo aquello que por pura observación había intentado plasmar hasta ahora, que para mi todo era enriquecedor. Además pienso, era la única forma de poder clasificar una creación sin dejar de ser objetivo. No obstante, entiendo que ninguna disciplina dedicaba algún tiempo a introducirnos en el arte contemporáneo y las tendencias del momento.

Tras los 3 años comunes vino la especialidad. Finalmente me incliné por la modalidad de Diseño y Grabado, una especialidad conjunta porque el diseño se acababa de incorporar, en su vertiente tecnológica y la disciplina clásica conveniente y de alguna manera relacionada, era el grabado. Qué gran elección.

 

YA SOMOS LICENCIADOS,... Y AHORA QUÉ ?!

La gran pregunta que nos haciamos todos los licenciados, aunque alguno lo tenía claro, precisamente aquel que no iba a destinar su labor a nada relacionado con las Bellas Artes. O bien, aquellos que de alguna manera ya se habían incluido en el ámbito de la exposición y/o habían conseguido un merchante. 

En esto había dos vertientes, o bien por arrimo de algún decano o cátedra de la misma facultad, hecho que necesariamente implicaba a su vez dos explicaciones, la principal que tu valía en la especialidad de pintura o escultura era más que notable, o bien eras un pesado de cojones, indeseable que diambulaba entre galerías y festejos, codeándose con el artisteo esperando su momento.

En alguna ocasión, nos juntamos para realizar alguna que otra exposición de nuestras obras, especialmente de grabados. Obras que se podían considerar como acabadas. El grabado se prestaba a la terminación de obras, su proceso acababa en la estampación, momento final y cualificativo. Con resultados normalmente agradecidos.

Por ello, mi último curso quise enfocar el ejercicio del año en crear una obra completa, es decir, realizar ejercicios independientes en función a la técnica aplicada, pero englobados en una misma temática. En común tenían la técnica del collagraph en su mayoría y la aplicación del color en el grabado.

Conseguí juntar una obra completa y variada, embolsada bajo un mismo concepto, la vida orgánica y molecular, enfoque dirigido a la creación de vida, sus fases bioquímicas y metafísicas. La ovulación, espermatogénesis, influencia astral, fertilidad, hermafroditismo, concepción,...

Comercializar la obra era la ardua tarea postcreativa. Tras conseguir el espacio pude conocer la labor de galerista que solventé con gran improvisación. Recuerdo gratamente que todo salió de perlas, obtuve el reconocimiento del público con la venta de todas mis obras.

Sin embargo, era bastante incrédulo a verme viviendo de la generación de obras para luego comercializarlas. Requería de una gran inversión y luego fraccionar el tiempo en dos fases significativas, la de creación y luego su comercialización. Necesita algo más... práctico (?!)

La incorporación de las nuevas tecnologías en la disciplina del diseño fue un trastorno. La falta de medios en la facultad fue una lucha que tuvimos que soportar para facilitar a generaciones venideras. Nosotros tuvimos que superarla invirtiendo personalmente en maquinaria si queriamos evolucionar en la nueva era digital. A nivel conceptual teniamos al mejor, Enrique Acosta, a nivel técnico sólo pudo darnos las nociones básicas para poder familiarizarnos y profundizar de forma autodidacta.

Recuerdo dedicar horas y horas, que cundian dobles gracias a que mi compañero de piso de entonces, Carlos Cazalilla, aún siendo escultor le dedicó su interés a esta especialidad. Con él empecé a realizar mis primero proyectos web con cierta complejidad en programación. En este ámbito de forma autodidacta.

Luego, gracias a mis amistades en la Costa del Sol, posicionados en el mercado como empresarios, me presentaron la posibilidad de cubrirles, como freelance, sus necesidades gráficas publicitarias, aprendiendo en bruto y sin miedo al ridículo sobre asuntos relacionados, como la impresión.

Realizaba gráficos para gabinetes de tatuajes y a su vez otros tantos para la estampación de camisetas de marcas de surf, concretamente "People Beach", entidad de Oviedo. Todo esto hacía me enamorara cada vez más del diseño de marcas, por lo que empecé a realizar mis primeros proyectos de identidad corporativa.

Año 2001, se presenta una oportunidad, la existencia de un Master en Creación de productos Multimedia impartido por la Confederación de Empresarios de Andalucía, un master de 900 hrs con seminario en el extranjero que cubría con creces todas nuestras carencias en el mundo digital, especialmente el diseño, desarrollo web y productos multimedia, como CDs interactivos. Además de introducirte en el mundo laboral y del emprendimiento.

Un master casi utópico por sus plazas limitadas y las numerosas pruebas de distinta índole a superar. Estando de enhorabuena por conseguir un hueco en ella.

Su finalización, tras un seminario de una semana se basaba en un proyecto real, cuyo destino estaba en una de las muchas empresas pertenecientes a la confederación. Nuestro grupo asumió el desarrollo web y un CD interactivo de la empresa Asoan. Asociación de Ortopedia de Andalucía.

La inquietud común de algunos, nos llevó a presentamos a un certamen de emprendimiento, Nuevos emprendedores en la Ciencia de la Información, donde presentamos en la categoría de idea el proyecto de constitución de una empresa de servicios de imagen y comunicación, diseño, desarrollo web y multimedia que posteriormente tras su 3º puesto paso a ser el proyecto de vida de 3 compañeros y el mío.

En ese momento nace Cube Creativos, donde nos especializamos en el servicio en auge del desarrollo web, especialmente en el formato flash, por sus prestaciones en animación y efectos visuales.

 

 

MARCA O ACTITUD

La vida empresarial llevaba consigo asumir muy diferentes roles, algunos no de nuestro agrado, ya que en su totalidad, el equipo estaba compuesto por creativos y desarrolladores. Afrontar labores de administración, de prospección comercial, gestión, contabilidad, fiscalía,... creíamos no nos pertenecía, aunque era fundamental digerirlo, procesarlo y controlarlo. No sólo eramos artistas, también eramos empresarios.

Asumir todo ello de forma autodidacta con todos los errores que acarreaba, hacía de alguna forma, terminases estando preparado para ello aunque seguía siendo difícil de digerir. Por otro lado, no dejaban de ser conocimientos adquiridos y válidos para un sin fin de momentos y tareas complementarias. Recuerdo resultaba difícil encontrar un comercial entendido en imagen y comunicación que no fuese desarrollador.

Tras 3 años, Cube creativos, pasó a ser una entidad gestionada unicamente por mi, lo que me obligó a asumir conceptos como el outsourcing y la colaboración, bien siguiendo independiente o como colectivo o a través de colaboraciones con otros profesionales independientes o agencias del gremio.

En 2005 constituimos MALEGRO, entidad también dedicada a la imagen y comunicación pero con carácter de marca. Una marca que pretende exponer y divulgar un mensaje, una forma de vida a través del prisma de la alegría y el positivismo. Un proyecto ambicioso, diverso y complejo, que poco a poco se posiciona a través de sus diferentes ejercicios.

En el año 2009 sufre un giro importante absorbiendo a Cube creativos y un año después colaborando con su principal socio en la actualidad Offisoft, donde consigue ofrecer servicios integrales de programación y desarrollo web como de apps, además de todo lo relacionado con la imagen.

En la actualidad ejerzo en ella como administrativo, creativo y gestor de proyectos.

A través de Malegro retomo la ilustración fuera del ámbito del branding y comienzo con desarrollos de ilustraciones directamente digitales. Ello despierta de nuevo en mi el deseo de retomar la ilustración a mano alzada, lo hago con la realización de retratos por encargo.

Se activa en mi mente otro deseo aparcado, utópico incluso, tener un espacio multicultural, donde poder usar como estudio, impartir clases y cursos y pueda ser un espacio socio-cultural de la zona. Academia Didacta me ofrece su espacio para impartir clases de dibujo artístico. Un trato inmejorable y el deseo de comenzar otro sueño, hace que presente el programa de alguna forma ya arrancado, "Curso de iniciación al dibujo artístico" para alumn@s de entre 6 y 16 años.

Un proyecto llamado "Bermejales con arte. Arte de barrio", donde pretendo introducir a los cri@s en las diferentes disciplinas artísticas y sobre todo en conceptos artísticos, con el ánimo de sonsacar el artista que llevan en su interior. 

 

VICTORALBA

Sin ánimo de devaluar ninguno de mis apellidos, tengo la suerte de sentirme más que orgullosos de ellos, buscaba un ápodo, nick o nombre artístico que me identificara sin ornamentos, un nombre corto pero identificativo, original pero sin desvíos, un nombre que me sirviese de firma, personal pero no real,... que presentara a Víctor como ilustrador, independientemente de su persona.

No sé si por defecto personal, y mi trabajo obsesivo por el branding me obligaba a buscarlo,... eso si, tampoco era prioritario, ya lo encontraría.

Alba llegó a mi vida, un 11 de enero, en el crepúsculo de la luna llena hacía un nuevo día, 6:30 hrs

Decían que un hijo te cambia la vida, cierto es. En mi nuevo entorno social, a causa de mi estatus como padre, la gente empezó a reconocerme, no por mi nombre, sino como "el papá de Alba".

Llegué a pensar en tatuarme su nombre, hasta ahora como ilustrador y grafista nunca me atreví a realizarme uno, no creía en aquel que puediese llevar toda la vida, este sin embargo, si era más que un motivo.

Tras pensarlo decidí que anexar Alba a mi nombre Víctor podría ser una solución a mi búsqueda sobre nombre artístico, además sus iniciales, VA, aunque el nombre lo presento junto, me prestaba muchas posibilidades al tratarse del mismo grafismo a la inversa.

Desde entonces, como ilustrador, me presento como VíctorAlba PH.

Gracias por vuestra atención.

 

  • Ilustración
    Batman & Joker
  • Ilustración
    DareDevil
  • Ilustración
    Girl
  • Ilustración
    Mujer Mazo
  • Ilustración
    Canina

 

En hibernian.es utilizamos cookies para saber qué páginas de nuestras web visitas, qué haces en ellas y qué es lo que más te interesa. Así cuando vuelvas a entrar tu navegación será más personalizada. Al navegar por nuestra web estás aceptando el uso de cookies. Ocultar Saber más